top of page

“Me he sentido muy identificado y he generado un sentido de pertenencia muy grande con la camiseta".

Marcelo Palomeque (33), quien comandó al grupo de Mariscales en esta primera etapa, cuenta sus sensaciones al haber conseguido el título del torneo organizado por la Asociación de Fútbol Infantil Boliviano (Asofibol) en la categoría sub-15.


Marcelo, o “Machi” (como lo llaman sus jugadores y amigos) emprendió viaje hacia Madrid a mediados de este mes, donde continuará su formación como director técnico de fútbol.

En esta pequeña nota que le hizo el equipo de prensa del club, Marcelo hace referencia al proyecto de Mariscal Braun y lo que significó para él ser parte del equipo blanquinegro.


- ¿Qué significa Mariscal Braun para ti?

- Mariscal Braun para mí significa futuro. He visto, he encontrado y he saboreado muy de cerca los lineamientos, la filosofía, la intención y el proyecto del club, y me parece que está muy ligado a lo que aspiramos todos los que estamos en el mundo del deporte; porque además de ser un proyecto que precisamente aspira a futuro, hay mucha nobleza y mucha bondad en las intenciones de hacer algo realmente grande.


- ¿Qué te parece el proyecto de Mariscal Braun?

- El proyecto me parece muy ambicioso, bastante competitivo, más aún considerando que lo que se busca es sobresalir con algo distinto y diferente. Para mí, llevar a cabo un proyecto con estas características era necesario para el club. Muchas veces desde afuera no dimensionamos lo difícil que es empezar desde cero y desde abajo, como lo pretende el Mariscal Braun. Es por eso que el proyecto del club cobra mucha más fuerza.


- ¿Cómo te sentiste al ser parte de este proyecto?

- Me he sentido muy, muy identificado y he generado un sentido de pertenencia muy grande con la camiseta, con el club, con la familia misma, Alípaz, que es la que comanda esto. Y ha sido muy fácil ser parte, estoy agradecido y conforme con el aporte que le pude dar al club.


- ¿Qué te llevas del club?

- En realidad, más que llevarme, yo creo que he dejado mucho de mi corazón. Me llevo el privilegio y el honor de sentirme parte y también hincha de algo tan bueno, tan grande y tan lindo como lo es Mariscal Braun.


Marcelo dando indicaciones a los Mariscales, previo a un partido de Asofibol. / Fotografía: Andrés Oliver.

- ¿Cómo nace la idea de los Mariscales?

- La idea de los Mariscales nace precisamente ante la intención de generar un espacio distinto y diferente en función a lo que presentaba la coyuntura y la situación actual en aquel momento. El grupo de Mariscales era, y es, una de las fases del proyecto como tal, que hemos visto por conveniente llevarla a cabo por la situación que se nos estaba presentando. Primero, porque habían algunos chicos con gran potencial que tenían la posibilidad de pertenecer a este grupo, y segundo, por mi cariño, mi necesidad, mi deseo y mi ilusión de poder dirigir a un grupo tan lindo y tan importante como para lograr cosas buenas para el club. Y eso se vio reflejado, en este primer caso, con nuestra primera competencia, en la cual obtuvimos nuestro primer título.


- ¿Cómo fue trabajar con ellos?

- Trabajar con ellos ha sido de las mejores etapas que he podido tener a nivel deportivo en mi vida, porque hemos empezado también un proyecto de cero con ellos. Logramos armar un equipo, en realidad, hemos empezado siendo un grupo, que posteriormente se transformó en un equipo, y yo creo que ha terminado siendo una familia.


- ¿Qué nos puedes decir acerca de los valores que se manejan internamente?

- Pienso que los valores han sido determinantes para que nuestro primer objetivo, que era por ahí llegar lo más lejos posible en nuestro primer torneo; pero con nuestras formas, con nuestras herramientas, con nuestra identidad, sea posible.

Entonces, más allá del juego y de la técnica, de lo táctico, de lo entrenado; los valores han sido los que hicieron que los chicos tengan la capacidad de revertir situaciones complejas, desfavorables, y que se unan más para poder sobrellevar, por ejemplo, partidos que se veían bastante complicados; además de jugar contra chicos mayores, que todos lo hicieron. Por eso y muchas otras cosas más, creo que los valores marcaron la diferencia principal de Mariscal Braun con los demás clubes o escuelas.


Marcelo se preocupó desde el primer día en poder formar de la mejor manera a sus dirigidos, y a pasar de las dificultades (principalmente por la pandemia), él y su cuerpo técnico se dieron formas para poder mantener a su equipo en ritmo. Como prueba de esto, fueron diversos los partidos amistosos que se organizaron para ver el nivel del grupo.

Todo el esfuerzo invertido en el equipo se vio reflejado en la participación en el torneo de Asofibol, que, ante la ausencia de un torneo de la asociación de fútbol paceño, se antojaba como el torneo más competitivo en categorías inferiores. Y si bien Marcelo no pudo estar presente en la final del campeonato, siguió muy de cerca la transmisión para apoyar a sus Mariscales a pesar de la distancia.


- ¿Qué sentiste al verlos campeones en el campeonato de Asofibol?

- La verdad que al verlos campeones he tenido muchas sensaciones y sentimientos, porque al no estar con ellos, sentía una necesidad, unas ganas incontenibles de abrazar a cada uno: al que no ha jugado, al que ha jugado, al que no faltó al entrenamiento, pero estaba por ahí de suplente, o al que estaba lesionado… Necesitaba y quería darles un abrazo.

He sentido mucha felicidad por ellos, porque esto es para ellos, de ellos y por ellos. Estuve, y estoy, muy orgulloso porque siento, y no es muy fácil sentir, que un grupo, un equipo, que unos chicos, te representen. Y yo me sentí muy identificado con ellos, muy representado por ellos; incluso los he presumido (risas), los estoy presumiendo todavía. Y nada… son parte importante de uno de los momentos deportivos más lindos de mi vida hasta este momento.


- ¿Que mensaje les dejarías a los alumnos de nuestras escuelas?

- A los alumnos de nuestras escuelas les diría que no dejen de enamorarse del fútbol, del deporte, que aprovechen cada entrenamiento en las Escuelas de Formación del Mariscal Braun. También decirles que se comprometan con el escudo, porque es un club, una institución realmente importante, que tiene algo muy grande por detrás. Y que, con esfuerzo y esmero, les va a retribuir todo el sacrificio y determinación que emplean en los entrenamientos, ayudándoles a cumplir sus sueños. Por último, que aprovechen de los amigos que les da el deporte, porque esos se quedan toda la vida gracias a la pasión compartida y al espacio que les ofrece el club.


El técnico paceño junto con su cuerpo técnico y sus jugadores en uno de los entrenamientos.

El Club Mariscal Braun agradece a Marcelo Palomeque por el esfuerzo y el cariño que le dedicó al club en estos años. Asimismo, deseamos felicitarlo por el gran trabajo realizado con nuestro grupo de Mariscales y con las divisiones menores del club.

¡Gracias, Marcelo! Te deseamos muchos éxitos en tus estudios y en los desafíos que decidas afrontar, te recordamos que esta es tu casa y te recibiremos con los brazos abiertos cuando decidas volver.

379 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page